lunes, 24 de diciembre de 2007

BELLYDANCE

Finalizo el año del 2007 con muchas presentaciones de música sanadora para pacientes de la 3ª. Edad en auditorios de hospitales, así como para estudiantes de Tanatología. Continuo filmando videos de sesiones de musicoterapia así como de la faceta percusiva de ritmos árabes del grupo “Terapeutas del Sonido Sagrado” con la grata presencia de Ashley y espero sea de su agrado, ya que este video sale del contexto de la sanación y se presenta como espectáculo.

Cuando se tocan tambores con mínimo de 3 personas, 2 de ellos llevan la “base” del ritmo, y “hablan entre sí”, es decir, uno de los tambores lleva el ritmo base por lo que aparentemente va en menor velocidad, otro tambor toca más sonidos por lo que al parecer va más rápido, y de esta manera se crea la melodía. El cerebro discrimina en dos velocidades que hablando en términos médicos uno se sitúa en ritmo alfa y otro en ritmo theta, y dependiendo de la vibración de cada individuo nos colocaremos en armonía con el sonido y por ende con el Universo. De ahí que observe el porqué algunos pacientes se sienten incómodos al escuchar estos sonidos emanados del tambor, ya que hay una lucha consigo mismos y no aceptan dejarse fluir por ellos, y sienten obviamente malestar que se manifiesta por inconformidad, dolor de estómago, náusea y sudoración, que médicamente se denomina como una crisis de pánico, que no indica más que las emociones reprimidas que anhelan salir y “gritarlas o incluso hasta el llanto”.

Finalmente un 3er. Tambor el más importante ya que transmite las emociones, y musicalmente le llaman solear, es decir, improvisar sobre una melodía hecha por los otros 2 tambores. En lo particular no he podido llegar a este nivel.

He observado que el tambor Djembé (tambor africano) es muy catártico cuando se tocan en las presentaciones de música sanadora con mi grupo musical. El tambor Dourbake (árabe) es muy sensual y he notado que los pacientes llegan a un estado meditativo profundo, pero cuando aceleramos en velocidad emergen emociones y sentimientos reprimidos. Finalmente la percusión hindú (tabla) es totalmente meditativo. Por ello en nuestras sesiones de sanación tocamos de la siguiente manera: Percusión hindú, después árabe y finalmente africana, que sumados con los instrumentos prehispánicos ricos en armónicos así como el sonido Drone del Didjeridu el paciente llega a sentir el Reflejo de Quietud, una introspección y finalmente una catarsis.

Les muestro el video que se grabó con Ashley y espero les agrade. OOOOOOOOMMMMMMMM.

martes, 11 de diciembre de 2007

SESIONES DE MUSICOTERAPIA


En estos últimos meses del año 2007 he continuado dando sesiones de musicoterapia como las que se ofrecieron a los alumnos de Tanatología y a pacientes de la 3ª. Edad, por lo que les presento fotos de dichos eventos. Generalmente en estas sesiones doy una previa explicación sobre los efectos de la música y el sonido sobre el cuerpo humano, que como he comentado en otros blogs son: La Respuesta de Relajación también llamado Reflejo de Quietud, o bien, la Respuesta de Huída o de Combate, también sanadora, ya que los malestares físicos que presenta el individuo consisten en una sensación de vacío en el estómago, ganas de vomitar y nerviosismo, que nos indica el efluvio de emociones inconcientes reprimidas, y para evitar estas molestias usamos la percusión con un ritmo y melodía que elevamos en velocidad e intensidad. Con ello las personas me refieren que se sienten “liberadas”, con optimismo y con sensación de bienestar, puesto que emergió el material psicológico inconciente, el cual no hay que tratar de comprender, sino de sentirlo, de percibirlo en nosotros mismos. De hecho esto indica el Conocimiento de Sí Mismo, que realmente debe ser en todo momento y no en una sesión de musicoterapia, pero al palparlo y sentirlo aunque sea por breves instantes, se logra en el ser humano un cambio en la manera en que vemos la vida, como me a ocurrido a mí. Llegué a la conclusión que este conocimiento de sí mismo dura toda la vida, y todos los desafíos en nuestra existencia deben ser enfrentados con sus consecuencias por nuestras acciones.

En base a nuestra experiencia clínica la sesión de musicoterapia la dividimos en 3 partes:

  1. Fase de Relajación: Donde el paciente experimenta físicamente una disminución de las frecuencias cardíaca y respiratoria, disminución de la presión arterial y una relajación muscular que generalmente induce un estado de somnolencia llegando hasta dormirse por predominio de ritmos alfa y theta en el cerebro=Respuesta de Relajación o Reflejo de Quietud.

  2. Fase Imaginativa: El paciente con la música viaja imaginariamente hacia sus más profundos deseos de belleza y plenitud que tanto anhela nuestra alma, y

  3. Fase de Catarsis (=Purga emocional): Si el paciente siente que no a “sacado” todas las emociones y sentimientos de sí mismo, con la percusión y ritmos africanos se logra esta meta, y los enfermos terminan llenos de energía, alegría y optimismo hacia la vida.

He de comentarles que las condiciones necesarias para obtener el Reflejo de Quietud son:

  1. “Un estímulo constante” – Esto se logra con el sonido Drone de diversos instrumentos musicales, y que nosotros usamos en nuestras sesiones de musicoterapia. En la naturaleza con el sonido producido por la cigarra, grillo y rana se produce el sonido Drone (=zumbido continuo, monótono).

  2. Una actitud pasiva” – Consiste en ignorar los sucesos externos y concentrarnos en escuchar, es decir, OIR SIN CONCEPTUAR, dejar que los pensamientos fluyan sin condenarlos.

  3. “Un tono muscular reducido” – Nos debemos colocar en una postura cómoda, y

  4. “Un ambiente tranquilo con estímulos ambientales reducidos”.


Se ha escrito en textos ancestrales que cada ser humano tiene un sonido propio y particular al cual responde, pero en nuestra actual cultura de estrés llena de responsabilidades, nos hemos olvidado de nosotros mismos y prestamos más importancia a las cosas superficiales y materiales, por lo que hemos olvidado Nuestro Sonido Interior, que algunos le han llamado Yo Soy, Yo Superior, Cristo Interior, Supraconciencia, etc., de hecho el nombre no importa sino la percepción, el convencimiento por nosotros mismos de su existencia en lo más profundo de nuestro ser.





He descubierto con la música que nuestro cuerpo físico, si realmente prestamos atención a escuchar, es decir, OIR SIN CONCEPTUAR, SIN RAZONAR, SIN JUZGAR, SIN DESEAR CONSEGUIR UN FIN, SIN ESPERAR OBTENER UN RESULTADO, Resonamos (del latin resonare=Devolver el sonido, y Persona significa, del latin per son=el sonido pasa a través de) con los sonidos que nos envuelven, es decir, nos sincronizamos o vibramos en armonía con el Sonido de la Creación que está reverberando en todo el universo. De esta manera se entiende porqué algunos de nosotros al escuchar la música obtenemos cualquiera de las 2 respuestas fisiológicas ya comentadas, y esto lo hemos comprobado con nuestra técnica que damos en las sesiones de musicoterapia.



Comprobé que usando instrumentos tribales de todo el mundo obtenemos esa vibración con el Sonido de la Creación. Nuestro estilo musical consiste en tocar instrumentos prehispánicos, trompeta maya o didjeridu, percusión con ritmos africanos o árabes, cuencos y campanas tibetanas, cuencos de cuarzo, diapasones pitagóricos, teclado en diferentes octavas y quintas provocando un sonido continuo e hipnotizante, y fundamentalmente el deseo de mejorar al escuchante a través de la voz con Entonación y Armónicos Vocales donde ofrecemos la INTENCION DE SANAR por medio de mantras o vocales con una melodía que emerge espontáneamente según sea la vibración que se sienta en el ambiente que nos rodea.



Todo consiste, si es que hay una clave, en dejarse Ser Uno con el Sonido, Reverberar con el Sonido Interior, escuchar Aquello que siempre en sueños o en visiones nos ha estado dando mensajes para nuestro crecimiento espiritual. Les presentó videos de cómo es nuestra sesión de musicoterapia en pocos minutos, pero he de advertirles que generalmente estas sesiones pueden durar como mínimo 2 horas.





Finalmente les presento una fotografía con el gran actor Gabriel Chávez que conozco desde hace varios años. Les recuerdo que él hace la voz del Sr. Burns en la serie televisiva Los Simpson.

Busca Lo Que Es con lo Que No Es” Oscar González Loyo.

Verbalmente hay Ilusión y Engaño. No hay Engaño o Ilusión cuando existe Comunicación No Verbal” Krishnamurti.



Musicoterapia en México 1: En este video exponemos al paciente a la vibración de instrumentos Drone como la Trompeta Maya, el uso de instrumentos prehispánicos y tibetanos, diapasones y usamos ritmos percusivos del medio oriente. Generalmente estas sesiones pueden durar como mínimo 2 horas. La paciente experimenta la Respuesta de Relajación.



Musicoterapia en México 2: En este video el paciente está acostado y experimenta la Respuesta de Relajación en su cuerpo y para ello usamos nuestro estilo musical que nos ha distinguido ante auditorios de clínicas y hospitales con algunos integrantes de mi grupo “Terapeutas del Sonido Sagrado”. En esta ocasión usamos instrumentos prehispánicos, cuencos tibetanos, diapasones, Didjeridu, teclado, Djembé y voz donde combinamos entonación con armónicos vocales. Este tipo de sesiones pueden durar como mínimo 60 o 90 minutos. Durante el video escucharán un poema de Netzahualcóyotl “Solamente El”.