miércoles, 31 de diciembre de 2008

ENTONACION Y CANTO ARMONICO.



“Todo lo que existe en el universo fue primero un pensamiento; ese pensamiento luego se manifestó como una palabra, un sonido que construyó todas las formas y que se manifestó como la vida dentro de esas formas” Robert C. Lewis.
Toda Energía sigue a un Pensamiento. Nuestras ondas cerebrales son eléctricas. El sonido es una energía vibratoria que toma la forma de onda. El proceso físico del habla comienza con un pensamiento. Cuando vocalizamos los pensamientos, la energía experimenta un gran impulso para manifestarse.
Cuando la música se interpreta y se exterioriza hacia un auditorio, también se percibe en nuestro interior; lo mismo ocurre con las palabras y el lenguaje. Las palabras y sus sonidos vibran en diferentes partes del cuerpo, estados emocionales y mentales así como distintos estados de conciencia. Algunos tienen poder sobre lo físico y otros pueden estimular las emociones. Nuestras mentes son reflectores de palabras. La palabra tiene poder, no se trata solo de qué decimos sino de cómo nos sentimos, cómo lo expresamos y el propósito que hay tras la expresión.
El fundamento de la voz es la respiración. A través de la voz y la respiración, la energía mental creada por nuestros pensamientos puede manifestarse en nuestras vidas. La voz es una manifestación de la respiración, y la respiración es vida por Sí Misma, es Audible, es una Palabra en Sí. La Voz es nuestro instrumento más creativo y musical. Posee poder para afectar nuestras vidas y las de los demás. Cuanto más aprendamos a unir la utilización de la respiración, la mente y la voz, mayor será nuestro poder en la vida.



La voz humana transmite a quien está a nuestro alrededor los elementos y cualidades del sonido, es decir, timbre, melodía, ritmo, armonía, fuerza y entonación. Cada voz tiene 2 niveles de tonos predominantes: Tono natural (producido por la suma de sonidos de todos nuestros órganos) y el tono habitual (emitimos sonidos que no son los nuestros según las circunstancias y conveniencia de nuestra vida diaria).
Hay diversas definiciones de la Entonación:
Es el proceso de hacer vibrar sonidos y tonos para reforzar el proceso de revitalización (Ted Andrews).
Es un antiguo método de curación. Es el empleo de la voz como instrumento para sanar, la idea es restaurar en las personas sus patrones armónicos (Laurel Elizabeth Reyes).
Es un sistema de sanación que se vale de sonidos vocálicos para alterar las vibraciones de cada molécula y células de nuestro cuerpo (Laeg Maggie Garfield).
Es la prolongación consciente de un sonido valiéndonos de la respiración y la voz (Don Campbell).
Es el proceso de hacer sonidos vocálicos para lograr el equilibrio (John Beaulieu).
La vocalización sostenida de tonos individuales con el propósito de hacer resonar zonas corporales específicas a las que se dirige la voz (Randall McClellan).
Es una actividad que libera el flujo natural de la energía y permite que ésta circule por todo nuestro cuerpo (Steven Halpern).
Es el empleo de la voz para expresar sonidos que liberen y alivien o que hagan resonar el cuerpo físico y los campos etéricos. Es un sonido No Verbal que descansa básicamente en las vocales, aunque puede incorporar el uso de consonantes para crear sílabas, a condición de que éstas no tengan un significado coherente. Los suspiros, los quejidos y los canturreos también pueden ser tomados como formas de entonación (Jonathan Goldman).
Todas las prácticas de entonación implican el uso de sonidos no verbales para aumentar el flujo de respiración, equilibrar la energía, liberar la emoción, resolver un trauma pasado y restaurar la armonía (del griego harmos=unión) del sistema cuerpo/mente. Al respirar hondo para la entonación se calma el sistema nervioso provocando la Respuesta de Relajación.




La entonación de vocales ha demostrado que permite relajarse antes de un examen e incluso elimina los síntomas de migraña, alivia el estrés psíquico antes de una operación, mejora el insomnio., etc. Entonar vocales oxigena el cuerpo, hace más profunda la respiración, relaja los músculos y estimula la circulación de la energía.
La Entonación es el uso del sonido más efectivo que existe como instrumento sanador por dos razones:
1) Podemos usar la voz para hacer resonar distintas zonas del cuerpo a fin de recuperar el equilibrio, ya que cada órgano y tejido de nuestro cuerpo tiene una frecuencia sana en la que normalmente vibra y cuando se produce la enfermedad, las vibraciones de esa parte del cuerpo se hacen diferentes. Con la creación de sonidos que sean armónicos de la frecuencia de resonancia del órgano sano, es posible cambiar el ritmo de vibración de la parte enferma del cuerpo haciendo que vuelva a su frecuencia natural, y
2) La intención, que es la energía que se crea detrás del sonido, es la conciencia que tenemos cuando hacemos un sonido. ¿Dónde se crea la intención? En nuestra mente, como una imagen o una visualización que proyectamos con el sonido al producirlo. ¿Cuándo se crea la intención? Durante la respiración que hacemos antes de hacer el sonido.
La voz humana es más capaz que cualquier otro instrumento de enfocar y proyectar energía con intención durante la producción de sonido.
Con la entonación uno puede proyectar la voz por medio de vocales hacia una persona para explorar su cuerpo y su campo de energía, ya sea que se dirija solamente hacia una persona o a un grupo, o bien lo puede ejecutar uno solo ya que se ha demostrado que libera las tensiones y las emociones desencadenando así el proceso de sanación.





Cuando con la voz se pueden hacer dos o tres notas al mismo tiempo, se denomina Canto Armónico. Los armónicos también se llaman Hipertonos. Casi todos los tonos producidos por un instrumento musical, por nuestras voces o por alguna otra fuente de sonido, en realidad no son tonos puros sino mezclas de frecuencias de tonos puros llamados Parciales. A la más baja de estas frecuencias se llama la Fundamental. Todas las parciales más altas en frecuencia que la fundamental reciben el nombre de armónicos, y con la voz se pueden hacer 2 o hasta 4 notas al mismo tiempo como los cantos ejecutados en el Tibet, Hindia, China, Mongolia y Filipinas.
En mi práctica de musicoterapia realizo solo o con los integrantes del grupo Terapeutas del Sonido Sagrado la entonación hacia un paciente o grupo de enfermos con diversos padecimientos en auditorios de clínicas y hospitales llegando a confirmar que en ellos se produce la Respuesta de Relajación. También he observado la misma respuesta cuando mis pacientes ven y oyen mis videos en youtube, de ahí que generalmente dichos videos tengan una riqueza en entonación y armónicos vocales, así como la fusión de otra diversidad de instrumentos de todo el mundo. También hago resonar cerca de sus cuerpos físicos otros instrumentos sonoros, por lo que dicha técnica surgió espontáneamente y por ello me llena de satisfacción que sean de utilidad para la gente necesitada de volver a encontrar su equilibrio armónico sonoro o bien tener una mejor calidad de vida dado que los pacientes que manejo tienen enfermedades crónicas y la mayoría son oxigenodependientes, ayudándoles a mitigar la angustia y depresión que les provocan dichos padecimientos.




Además de la entonación y armónicos vocales descubrí en la experiencia clínica que si juntaba un acorde continuo con el teclado, el sonido del didjeridú, campana tibetana y cuenco de cuarzo (sonido Drone) se producía en el paciente la Respuesta de Relajación de una manera rápida (generalmente entre los 5 y 10 minutos de iniciada la sesión musical). También observé que en algunos pacientes, además de la Respuesta de Relajación, presentaban Estados Alterados de Conciencia que les ayudaban a comprender su vida y por ende una liberación emocional en sí mismos con el consecuente reequilibrio físico y mental
Les ofrezco ahora un videoclip con imágenes de una laguna y playa con fondo musical de la pista No. 4 Maim (que quiere decir Agua) de nuestro 2º. CD titulado “5º. Elemento” por mi grupo musical. Dicha pista tiene una duración original de 18 minutos y se acortó a 6 minutos con 48 segundos. En esta melodía escuchan didjeridú, ininterrumpidamente un cuenco de cuarzo, campanas tibetanas y finalmente entonando vocales los 8 integrantes del grupo Terapeutas del Sonido Sagrado así como una plegaria en hebreo, creando una atmósfera sónica con el mejor instrumento que posee el ser humano: Su Voz.
“¿Por qué buscamos una meta? ¿Por qué nos limitamos si tenemos el infinito? La meta del hombre es no tener meta u objetivo sino fluir en las aguas del infinito” Oscar González Loyo.

domingo, 2 de noviembre de 2008

Centro AREA









Flotario











Sala de masoterapia









El Centro de Creatividad y Desarrollo para la Conciencia (AREA) cumple 12 años de existencia en este 2008. Yo laboro como terapeuta musical desde hace 11 años en este centro holístico. Doy terapias individuales y grupales a través del sonido tanto con música grabada como en vivo, diplomados de musicoterapia y conciertos de música sanadora con mi grupo Terapeutas del Sonido Sagrado.
Desde su fundación su objetivo ha sido crear conciencia y mejorar la calidad de vida con un enfoque holístico de la salud y bienestar. Trata de crear un oasis en ésta Cd. De México para lograr un equilibrio físico, mental y espiritual. Su labor fundamental es ayudar al prójimo, mostrarle que el mundo no es tan limitado sino que es más amplio, por lo que trata de relacionarlo con su cuerpo, mente y espíritu. Esta es la visión del director de este centro el Lic. Ramón Corona Álvarez.






Hace 16 años se publica en revistas médicas que las enfermedades en más del 80% eran ocasionadas por el estrés. Desde hace 1 año se reporta que el 90% de las consultas médicas son por estrés. No nada más en mi país, sino en todo el planeta, los humanos vivimos “demasiado rápido” con más exigencia y responsabilidad en nuestras vida laboral y cotidiana dándonos poco tiempo para nosotros mismos, de ahí que observemos infinidad de trastornos emocionales que resultan en disrupciones familiares y por ende el reflejo de odio, rencor, agresión, miedo, ira y finalmente hasta topar con la depresión y enfermedades físicas.

Este centro holístico da diversos diplomados para hacer terapeutas que ayuden al ser humano a reencontrar un equilibrio psicofísico a través de diversas áreas que ha desarrollado como es el de una Clínica de Medicina Integrativa y Salud Holística (donde yo formo parte) que ofrecen diversos tratamientos como las flores de Bach, reiki, oxigenoterapia, acupuntura, moxibustión, yoga para embarazadas y danza hindú entre otras. También ha creado Actividades Psicoenergéticas que incluyen tai chi, hatha yoga, kundalini yoga y chi kung. Un SPA Holístico donde se ofrece al cliente masoterapia, tratamientos faciales, flotario y oxigenoterapia. Finalmente es la escuela pionera con un Diplomado de Masaje Terapéutico y Holístico (sueco, ayurveda, shiatsu, tailandés, reflexoterapia, drenaje linfático, geriátrico, espinología, masaje para embarazadas y con piedras calientes) que tiene validación oficial en México.






Sala de Oxigenoterapia





Puede visitar su sitio web para mayor información http://www.centroarea.com/
A través de la música he descubierto el poder sanador del sonido y la experiencia que otorgo es la que he desarrollado a través de los 20 años que tengo de ejercerla ante los pacientes de diversos padecimientos. No hay mayor satisfacción que la sonrisa y la sensación de bienestar que se da sin esperar recompensa alguna.









viernes, 19 de septiembre de 2008

Estados No Ordinarios de Conciencia

He descuidado el blog por mis actividades médicas concerniente a la actualización de mis conocimientos en mi especialidad así como de mis enfermos que han ameritado más atención de mi parte para con ellos. También ocupándome en la docencia hacia mis residentes y alumnos.

Anteriormente les he dicho que hemos acumulado experiencia al tocar en vivo ante auditorios de clínicas y hospitales para enfermos de diversos padecimientos físicos (como diabetes mellitus, hipertensión arterial sistémica, cáncer y vasculitis por mencionar algunos) y psiquiátricos (como depresión, ansiedad y trastorno bipolar). Los pacientes presentan una relajación física manifestándose con somnolencia e incluso se duermen, mientras que otros sienten una sensación de ahogo que quiere brotar del epigastrio y que al gritar o llorar obtienen liberación física del material reprimido inconciente. Otras personas al escucharnos tocar en vivo presentan Estados Alterados de Conciencia al comportarse en lo que han denominado la glosolalia, es decir, se quedan hablando en otro idioma. Estos efectos ya han sido estudiados por diversos científicos, llegando a la conclusión de que un sonido monótono y continuo como el tambor a 4 ciclos por segundo (generalmente 20 o 30 minutos y los últimos 5 se aceleran) y colocarse en una “posición de éxtasis corporal” como las vistas en las figuras de barro dejado por nuestros ancestros mayas, olmecas y aztecas, que en mi país se ven en los diversos museos de historia. Dichas posiciones por mencionar algunas serían la diosa del maíz, el anciano de los días, o bien, la del oso (muy sanadora) o la del Chilton. Generalmente en mis sesiones de musicoterapia no coloco a los enfermos en estas posiciones, ya que si con solo oírnos presentan Estados No Ordinarios de Conciencia, el efecto es mayor con estas posiciones. Se han relatado que con estas posiciones y el sonido del tambor, hay una conexión con el planeta y una fusión con la totalidad. En mi experiencia he observado más efecto cuando agregamos al sonido del tambor la entonación y/o armónicos vocales junto con cuencos tibetanos y la trompeta Maya. Se ha documentado que estas personas tienen taquicardia y una tensión arterial baja así como hipotermia, sin embargo tienen más microvoltaje que la gente en estado de vigilia, es decir, una onda cerebral Beta esta en el rango de 200mV y una persona de las características enunciadas tiene 2500mV aproximadamente.

En toda sesión de musicoterapia deben incluir tres instrumentos:
Un membranófono (tambor) que nos toca en el cuerpo físico en la parte final de la columna vertebral; un aerófono (viento) que nos toca en el cerebro y finalmente un cordonófono (cuerdas) que une ambos extremos del sistema nervioso humano, para que vibre la energía como onda desde el sacro hasta la coronilla, con mayor efecto en la médula espinal y por ende en el nadi Sushumna. De hecho nuestra columna vertebral y el cráneo suman 40 huesos que equivalen a 5 octavas musicales.

Les presento un video donde están algunos de los integrantes de mi grupo musical Terapeutas del Sonido Sagrado. En el tambor Djembé y Didjeridú el abogado y maestro Daniel Castillo; en el Derbake y el Udu el multipercusionista José Antonio Morales; en la guitarra el psicólogo Fernando Mellado; en los efectos con instrumentos prehispánicos (ocarinas, Ehecatl, cuencos de cuarzo y tibetano) la pintora Alma Juárez y en los teclados con entonación y armónicos vocales su servidor. Las sesiones que damos tienen por mínimo de duración una hora y la dividimos en las siguientes fases: relajación física, relajación mental con imaginación y finalmente purga emocional o catarsis. Nos han comentado e incluso lo hemos experimentado que por la riqueza de armónicos emanados de los diversos instrumentos que verán y oirán, se presenta el fenómeno del batimento, es decir, sonidos fantasmales provocados por la gran cantidad de ondas cerebrales en ritmo Theta y la liberación de diversos neurotransmisores que emergen en nuestro sistema nervioso. AUM.

Se agrega video en dos partes.



domingo, 17 de agosto de 2008

PERCUSION EN EL EMBARAZO

Estuve muy activo en los últimos meses con diversas presentaciones en varios lugares. Nos presentamos en una lunada ante niños de guardería como clausura de fin de cursos y observé con asombro como algunas niñas se sentaban en flor de loto haciendo mudras y se preparaban a escuchar la música que ejecutábamos con tambores Djembé. Noté que los niños se movían al compás de la música. Siempre para nuestro grupo musical a sido un placer trabajar con niños de esta edad ya que se mueven sin inhibiciones sin “el que dirán” y son psicológicamente libres.
Después tocamos ante todo el personal médico y paramédico de una clínica médica que cumplía su 50ª. Aniversario con tambores (Djembé y Dourbake) con ritmos del medio oriente y africanos. También observé con asombro como el personal médico (a pesar de que también soy médico alópata) hicieron purga emocional liberándose al menos por unos instantes de sus propios bloqueos mentales, demostrando con ello el gran poder que tiene la música de los tambores lo cual ya a quedado de manifiesto en mí a través de la experiencia que he adquirido a lo largo de los años en que he practicado la musicoterapia.



Después tocamos ante alumnos que se preparan en diplomados de Tanatología que está en boga en mi país, para ayudar al duelo de la muerte para los familiares llevando ya varios años participando en estos cursos.

Terminé manejando con música en vivo y grabada durante el 3er trimestre del 2º. Embarazo de Janet con su esposo Joel y modifiqué la técnica que hace 2 años usé en ellos, y ahora toque percusión africana con cantos que harán los padres a su bebé por nacer y obtuve su autorización para subirlo en video. Es la 2ª. Ocasión que utilizo percusión en el 3er trimestre del embarazo. Los padres y nosotros como terapeutas, tocamos y la melodía surge espontáneamente, indicándonos con ello la canción del futuro bebé por nacer, a la vez que los sentimientos de ambos padres emergen y ofrecen un canto con la entonación o con sus propias palabras cargadas de emoción. Es para mí gran satisfacción que en estas terapias además de lograr una relajación física y psicológica para ambos padres, se obtiene mayor unión como pareja


video

Después tocamos en vivo acompañando a bailarinas bellydance.

Como ven he estado ocupado y espero que se obtenga un bienestar psicofísico que tanto se requiere en esta humanidad llena de dolor. Así también los que vean los videos en mi portal de youtube les ayuden a obtener respuestas en sus vidas agitadas llenas de estrés para así cumplir lo que se nos a encomendado: Amar, Servir y Evolucionar (palabras llenas de eterna sabiduría por mi gran amigo en esta 3ª. Dimensión Oscar González Loyo).

domingo, 18 de mayo de 2008

SANANDO CON EL TAMBOR 2ª. PARTE. (VIDEO):

La Terapia con el tambor tiende a restaurar la integridad vibracional de cuerpo, mente y espíritu. Las ondas sonoras producidas por el tambor imparten su energía para hacer resonar al cuerpo físico, mente y espíritu en una vibración por simpatía. Las frecuencias del tambor interactúan con las nuestras creando un ambiente armónico, que perdura de 48 a 72 hs o incluso hasta una semana posterior a una sesión con tambor.

La ciencia reconoce el efecto terapéutico de la percusión, comprobándose que el sistema inmune se incrementa después de una sesión con tambor. Otros estudios han comprobado su beneficio en pacientes con Alzheimer, autismo infantil, disturbios emocionales en los adolescentes, drogadicción, politraumatizados y población de prisiones y de asilos, ya que el sonido del tambor logra su atención y por ende produce quietud en estos pacientes con mejor coordinación motora. También demuestra su eficacia para manejar el estrés, fatiga, ansiedad, hipertensión arterial sistémica, cefalea, asma, dolor crónico, artritis, desordenes emocionales y del sueño, así como en el manejo de las adicciones.

Cada terapeuta crea su propia técnica, sin embargo, se recomienda una sesión de mínimo 25 minutos. Los primeros 20 minutos el ritmo es lento y se acelera en los últimos 5 minutos. Los resultados científicos indican que se logra una purga emocional. Pueden estar varios percusionistas y el paciente generalmente está en medio del círculo de ellos. El ritmo y melodía surgen espontáneamente. El paciente debe dejarse ir por el sonido del tambor sin prestarle atención, y paulatinamente el cerebro estará en simpatía con la percusión y posiblemente tenga Estados Alterados de Conciencia, o bien, se dormirá, indicando que se produjo la Respuesta de Relajación y por consiguiente bienestar psicofísico. En nuestra experiencia damos sesiones con duración mínimo de 1 hora. Hemos tocado hasta 5 horas con excelente respuesta de los pacientes ya que logramos en ellos una sensación de liberación física y mental.

domingo, 27 de abril de 2008

SANANDO CON EL TAMBOR 1a. PARTE





El tambor es la herramienta del chamán. Es usado para inducir el trance (estados expansivos de conciencia que son experimentados físicamente) permitiéndole abandonar su cuerpo y viajar a otros mundos o moverse en otras realidades invisibles a nosotros. También ha sido usado para invocar los espíritus y la adivinación. Permite que nuestros espíritus vuelen para conectarse con la Tierra y sanarnos a nosotros mismos y a nuestras comunidades.

Un tambor se percibe como un guía espiritual, puesto que está hecho de madera y piel de animal. Cuando nosotros vamos a un templo de la religión que sea, acudimos para hacer plegarias u orar, de tal manera que invocamos o hacemos una petición al Creador; pues bien, en el caso del tambor también se puede decir que hacemos una plegaria pero con el sonido que emana al vibrar la piel del animal cuando lo tocamos, por lo que también invocamos, pero a los reinos animal y vegetal, en UN LENGUAJE NO VERBAL.

Tradicionalmente el tambor es un método disponible por los sanadores para tratar los desórdenes físicos y psicológicos, ya que con el ritmo de la percusión nuestros cuerpos y espíritus se sincronizan armoniosamente. Estudios científicos han comprobado que los individuos que meditan y aquellos en trance chamánico, producen gran cantidad de ondas cerebrales en ritmo Alfa (7 a 13 ciclos x segundo) y Theta (4 a 7 ciclos x segundo) más que la gente común ensimismada en sus conflictos personales, familiares o laborales. Estos ritmos cerebrales crean trance y sanación psicofísica. En un estado de conciencia ordinario, que es el común de todos nosotros, representativo de un día cotidiano normal lleno de responsabilidades, se ha comprobado que tenemos mayor cantidad de ritmo cerebral Beta (14 a 30 ciclos x segundo).






Cuando tocamos el tambor Djembé, el sonido de tono bajo o grave, se obtiene cuando se golpea el centro del tambor, asociándose a un ritmo Theta. El ritmo Alfa se produce con un golpe medio. El ritmo Beta corresponde a un Slap. No todos los tambores tienen estos tres sonidos y no toda la gente resuena con este modelo.

El surgimiento del ritmo depende de diversos factores:
-La vibración del ejecutante. Su intención de sanarse a sí mismo y a los demás.
-La vibración del paciente por su enfermedad y su predisposición a ser sanado.
-La responsabilidad de nosotros ante la vida, y
-El lugar donde se toca (el mejor es en el campo, con la naturaleza).

EL RITMO SURGE ESPONTANEAMENTE, SIN INTERFERENCIA DEL PENSAMIENTO ANALITICO.

Diferentes ritmos crean o invocan diferentes energías. Cuando tocamos el tambor la energía latente en nosotros se expresa libremente sin que intervenga el pensamiento, ya que no se razona y emerge espontáneamente.



Nuestro cuerpo físico cuando está saludable tiene un ritmo natural, y lo expresamos hacia nuestro alrededor y a las demás personas, se dice que tenemos “buena vibra”. De esta manera, cuando tocamos el tambor (tiene que existir la intención de sanar) armonizamos al paciente (siempre que tenga predisposición a ser sanado), por lo que sus dolencias físicas y mentales se mejoran, ya que produce relajación así como liberación de un trauma emocional y una integración con los demás y consigo mismo. Esto se logra por el ritmo que surge del tambor ya que altera las frecuencias de las ondas cerebrales. Estudios científicos explican que esto es debido a la gran producción de ondas cerebrales Theta y sincronización hemisférica, por lo que sugieren tocar el tambor entre 3 o 4 ciclos x segundo para sincronizar el cerebro a este ritmo y que algunos han llamado Estado de Conciencia Chamánico, logrando que el paciente perciba los Estados No Ordinarios de Conciencia. El canto o la repetición de mantras así como el sonido monótono de la maraca tienen también este efecto.

Cuando tocamos puede ocurrir que surja otro ritmo, y ello indicará que la energía del paciente ha cambiado y necesita dicha modificación para obtener una mejora física y mental, o bien, estar abiertos a nuestra intuición. Dicho cambio indicará también que estamos resonando en otro órgano del paciente para su armonización y bienestar.

Se sugiere comenzar con un ritmo acorde al ritmo cardíaco, y posteriormente ir aumentando en velocidad, que condicionará una purga emocional. Cada sanador creará su propio método.

NO SE DEBE ESCUCHAR EL SONIDO DEL TAMBOR, HAY QUE DEJARSE LLEVAR POR ÉL.

miércoles, 13 de febrero de 2008

SANANDO CON EL OM.

El proceso del Oír no es un fenómeno aislado ya que envuelve a todo el cuerpo. Estudios documentados han ratificado que el oír o el ver no envuelve a los ojos o los oídos, sino que es el Cerebro quien realmente oye y ve. Cuando escuchamos, el cuerpo entero resuena como unidad. Recordemos que Resonancia indica la vibración a la cual un objeto vibra, y que también se le denomina Vibración por Simpatía. Los cilios del órgano de Corti oscilan con el sonido y se transmiten a la corteza cerebral como ondas electromagnéticas que nosotros los percibimos como sonido, o explicado de otra manera, todo lo que oímos vibra en nuestra cabeza y resuena en nuestros oídos como sonido.

Un día terrestre tiene 24hs que representan 86,400 segundos (24x60x60=86,400). El valor recíproco es formado usando 1/x y deberá ser multiplicado x 2 hasta tener el rango de frecuencias audibles a nuestro oído (por ley de las octavas). La frecuencia de un día terrestre es multiplicado por 2 24 veces que resulta en 196.18Hz que concuerda con la nota Sol. El tono de la Tierra en un día es Sol, una 24ª. Octava de un día.

El tono de la Tierra en un año es OM que corresponde a un C# (DO sostenido). Un día terrestre tiene 86,400 segundos y un año tiene 365.342 días, que multiplicándolo por segundos resulta en 31,556,925.9747, y el valor recíproco 1/x se multiplica por 2 32 veces resultando en una frecuencia audible a nuestros oídos de 136Hz, es decir, esta nota representa una 32ª. Octava de un año terrestre.

La técnica que empleo en las sesiones de musicoterapia incluye el producir armónicos vocales o entonación con nuestras voces así como instrumentos ricos en armónicos como el cuenco de Cuarzo y un acorde continuo con teclado. Un sanador que pasa a pocos centímetros del cuerpo del paciente (entre 5 y 10 cm) instrumentos como cuencos tibetanos, maraca y diapasones para que resuenen en él, y que junto con los demás instrumentos tocados por los demás integrantes hace que el cuerpo humano se llene de una polifonía que le hará entrar en un estado de relajación física y mental, y probablemente hasta estados alterados de conciencia.

En este video toco el teclado en notas C#-G#-C# de manera continua y entono el mantra OM. Alma usa, como es nuestro estilo musical sanador, instrumentos prehispánicos y toca ininterrumpidamente un cuenco de Cuarzo, entonación y cantos que emanó de sí misma. José Luis le aplica por resonancia, en el cuerpo del paciente las maracas, cuenco tibetano y diapasones. El resultado fue que el paciente se sintió relajado físicamente, y nos comentó que además tuvo visiones que le ayudaron a comprenderse a sí mismo.

martes, 1 de enero de 2008

MEDITANDO CON EL SONIDO (VIDEO)

“La meditación implica que no hay movimiento alguno. Esto significa que la mente está completamente quieta, que no se mueve en ningún sentido. La meditación es la transformación de la mente, una revolución psicológica. Cuando la mente está verdaderamente callada, no acallada mediante el deseo y la voluntad, entonces existe una clase de movimiento totalmente distinto que no pertenece al tiempo. La meditación es la comprensión de la vida”. Krishnamurti.

La música que escuchemos debe hacerse sin prejuicios, sin razonarlo, sin pensar si es bueno o malo, sin comparar si es agradable o desagradable, solo ser uno con la sonido. Les pondré en esta ocasión un video donde se oye una nota continua del cuenco de cuarzo, entonación e instrumentos prehispánicos.

¿Qué beneficio obtendrá al ver Ud. este video? ?????
El único objetivo de la vida es no tener objetivo alguno. Oscar González Loyo. Hasta pronto.


MEDITANDO CON EL SONIDO




El sonido es una energía vibratoria. Todo en el Universo vibra, incluyendo nuestro cuerpo físico que emana energía hacia el exterior a través de nuestros sentimientos y emociones que conformarán nuestra conducta hacia el medio que nos rodea. El pensamiento por ende es energía (del griego energes=movimiento). Los sentimientos no son más que sustancias químicas impresas holográficamente en el cerebro, que dependiendo de la nota que vibre nos pondrá en empatía con los sonidos que captamos del Universo y del medio que nos envuelve así como los eventos de la vida y consecuentemente nuestras reacciones. Dependiendo de cómo vibremos en nuestra existencia nos gustará una determinada música. Con el paso del tiempo podremos observar nuestro crecimiento espiritual con el gusto musical que tengamos.


En lo personal he tenido una evolución musical como todos Uds. Al principio me gustó escuchar música de baladas, romántica, rock, disco, heavy metal, jazz, pop, new age, lounge, etc. En fin, prácticamente he pasado por todos los estilos musicales, y finalmente ahora me encuentro con la música sanadora, de ahí que les he escrito en previos blogs de los intérpretes con los que vibro musicalmente, y ya encuentro difícil escuchar otros géneros musicales. Actualmente me encuentro en que soy creador de música con la que hago empatía o vibro con ella, que en definitiva puedo sintetizar que es la conjunción de música de todo el mundo con los instrumentos autóctonos que uso para ejecutarla.





Los instrumentos prehispánicos con sus 3 octavas musicales que generan evocan en el oyente el efecto del batimento, es decir, “sonidos fantasmales” que nos llevan de la imaginación a los estados alterados de conciencia. También provocan estos efectos los instrumentos tibetanos, el cuenco de cuarzo, el didjeridu o trompeta maya combinado con la percusión, y finalmente el mejor instrumento que tiene este planeta: la voz humana.





Diversos estudios de los instrumentos citados provocan en el sistema nervioso humano una sincronización hemisférica, vibramos a ritmos Alfa y Theta, liberación de endorfinas y nos ponen en concordancia con la frecuencia vibracional del planta Tierra y por ende una sensación de bienestar y fusión con la Cosmos. Éste es el efecto sanador de la música.