domingo, 22 de abril de 2007

RELATANDO EL CAMBIO INTERIOR

Todo iba como se acostumbra, estudie primaria y secundaria como todos, continúe en la Preparatoria No. 1 (todavía en la calle de San Ildefonso). Proseguí hacia la Facultad de Medicina en la UNAM, donde me gradúe en 1980 como médico cirujano. Hice la especialidad en Neumología y empecé a tener experiencia clínica manejando enfermos con padecimientos respiratorios y hasta el momento 22 años de práctica como neumólogo.


Todo iba de acuerdo según el estilo de vida que se acostumbra por el pensamiento del ser humano de este planeta. Por Causalidad, me encuentro nuevamente con mi maestro de Pediatría, quién me abre el camino para el conocimiento del esoterismo en la Medicina. Todo ello ocurre aproximadamente por el año de 1987. En esa época me dedique a leer muchos libros sobre conocimiento místico, no recuerdo cuantos fueron, pero llegué a la conclusión que después de haber leído tanto, todo ese conocimiento que acumule me sirvió para darme cuenta que no me sirvió para nada.
Como ocurre en todo individuo que busca un conocimiento más allá de lo convencional, se padecen crisis existenciales, las cuales son necesarias para evolucionar, y en este momento se define la situación de uno mismo, es decir, continuar con la vida monótona que llevamos o trascendemos con sus consecuencias (esto se ve muy claramente en la 1ª. Parte de la película Matrix). En este punto no hay quien pueda ayudarnos más que dejarse fluir en el curso de la vida.
Gracias a ello se develó el misterio de la vida en mi mismo, llegando a comprender mejor mi profesión como médico y ahora ayudando más con el sonido a través de la música que toco. Pase de ser un simple oyente a ser creativo, etapa en la que estoy actualmente. Solo me dejo fluir, es decir, Soy Uno con Mi Vibración.

Leí que hay 5 niveles de escucha:
1) El acto mecánico de oír.
2) Armónicos (sonidos intestinales, cardíacos, respiración, sonido de la calle, sonido de la computadora, licuadora, etc)
3) Imaginación, hacia un mundo que anhelo o me trae remembranza.
4) Transformación del sonido dentro de uno mismo, es decir, tenemos experiencias no ordinarias de conciencia, y
5) El Silencio, LOS SONIDOS EMERGEN DEL SILENCIO Y RETORNAN AL SILENCIO.
¿En cuál nivel de escucha nos encontramos diariamente? Esto de nada sirve si se conceptualiza.

Es emocionante que descubramos todo esto dentro de uno mismo: el Sonido Sagrado. Que nos dejemos fluir para descubrir que medicamento es el que mejora al paciente, cómo llegar al Diagnóstico del enfermo y quitarle sus dolencias. Que sonido es el que armoniza con el paciente para reencontrar el equilibrio físico y mental que tanto le pide su alma.

Todo esto y más iremos descubriendo juntos en esta aventura llamada Vida.

Por ley de Correspondencia o Reciprocidad, descubrí que hay 12 pares craneales, también hay 12 trabajos de Hércules, 12 signos zodiacales, 12 pares de costillas, 12 meses. Siete iglesias del Apocalipsis, 7 glándulas principales, 7 centros energéticos, 7 agujeros tenemos en la cabeza (2 ojos, 1 boca, 2 orificios nasales y 2 conductos auditivos), etc. ¿simple casualidad o Causalidad?


El Didjeridoo o Yedaki, instrumento aborigen australiano que para tocarse es necesario la respiración circular. En México existe la Trompeta Maya con los mismos efectos que el Didjeridoo. Afecta a varios niveles energéticos o vibracionales, y por ende logra una sensación de bienestar física y mental. Fue de los primeros instrumentos que descubrí el efecto sanador para el oyente y más para el que lo toca, ya que penetra en estados alterados de conciencia.


Hoy ensayamos con monjes tibetanos usando este instrumentos con sus plegarias que ejecutaban en su idioma. El efecto fue formidable dado que con los armónicos que se conjuntaron con nuestros instrumentos y voz, así como los de ellos se percibieron otros sonidos que no eran emanados por nosotros. Esto es común cuando se juntan diversos instrumentos, y si uno se deja fluir, se escucharán por el público y por los músicos. Fue un extraordinario ensayo por la mañana de hoy.

1 comentario:

Liz Alvarez dijo...

Yo tuve la oportunidad de tomar sesiones de musicoterapia con el Dr. Varela durante los últimos meses de mi segundo embarazo... fué una experiencia increíble por la cuál le estaré eternamente agradecida. El embarazo fue muy diferente al primero y mi hija es una niña muy inteligente, vivaz,determinada, sensitiva, perceptiva y segura y yo se que la musicoterapia contribuyó a su formación. Gracias Dr. Varela. Le mando muchos saludos.