domingo, 25 de noviembre de 2007

MUSICOEMBRIOLOGIA

Empecé a manejar pacientes embarazadas con música desde que inicie mis actividades en Centro AREA en 1997, lugar donde se forjó la técnica que desarrollé y que practico hasta el momento actual. Al principio les aplicaba a ambos padres y al futuro bebé por nacer la música grabada por diversos autores que he comentado en otros blogs, así como la aplicación de diapasones en su entrecejo junto con entonación o armónicos vocales emanados de mi voz. Observé en aquel entonces una relajación psicofísica en los tres, sin embargo era muy cansado para mí ya que lo aplicaba a varias parejas con una duración de unos 10 a 15 minutos para ambos padres por lo que terminaba exhausto, y me esperaban para dicha terapia musical en promedio unas 10 parejas de futuros padres para un lapso de 1 o 2 horas.

Suprimí esta técnica y descubrí otra forma da dar terapia musical a los padres. Decidí para no fatigarme tanto el dar en 4 sesiones de 1 hora de duración solamente a una pareja (si es posible, porque en ocasiones no puede asistir el padre). De esta forma surgió mi técnica que hasta el momento continuo ofreciéndola a los futuros padres, y en cada terapia que doy, voy adquiriendo y enriqueciendo más experiencia porque ninguna terapia musical ha sido igual, y he aprendido de esta relación con la paciente embarazada y su esposo. Los testimonios de los padres es que notan a sus hijos más inteligentes, perceptivos y con mayor aprendizaje en las labores escolares, y sobre todo más unión en los lazos familiares. Sin proponérmelo descubrí que con mi técnica se unificaba sentimentalmente la pareja.

La divido como he comentado en 4 sesiones de 1 hora de duración, y es de la siguiente forma:

En la 1ª. Sesión doy la información científica del porqué realiza estas sesiones. Realmente la terapia musical en el embarazo va dirigida principalmente a la madre para mantenerla relajada física y emocionalmente. Durante la gestación la madre tiene mayor cantidad de endorfinas en su organismo. Durante los primeros 4 meses del embarazo (el oído estructuralmente y funcionalmente esta completo hasta el 5o. mes de la gestación) la madre se comunica con su bebé por nacer a través de neurotransmisores. Así que si la madre se encuentra estresada le enviará al feto hormonas del estrés y el futuro bebé nacerá inquieto e irritable, pero si está relajada le enviará endorfinas y por lo tanto el bebé será tranquilo, vivaz y emocionalmente estable. Estos resultados son los que he obtenido con esta práctica. Además he visto que el parto o cesárea con esta técnica tiene menos problemas (menor duración del trabajo de parto, menos complicaciones de la cesárea, menos dolor, principalmente).

En la 2a. sesión uso música grabada (principalmente de Sheila Chandra, Nigel Charles Halfide y de Anugama) que combino con armónicos vocales emanados de mi voz y les digo a los padres que exterioricen con un dialogo la manera en que ven el mundo y se lo "platiquen" a su bebé por nacer.

En la 3a. sesión uso música en vivo donde toco teclado donde aplico sonidos continuos de octavas y quintas con armónicos vocales emanados también de mi voz y con el mismo dialogo por parte de los futuros padres.

Y la 4a. sesión es un regalo de mi parte hacia los padres donde les toco instrumentos tibetanos, cuencos de cuarzo, percusión y/o didjeridu así como los armónicos vocales. Es de hacer mención que la voz es el mejor instrumento ya que es la que transmite la INTENCION de sanar para quien lo escucha, si no hay este sentimiento sincero aunque estemos escuchando la música más hermosa no encontraremos este efecto deseado.

Doy las gracias a la Sra. Nadia Kosterllitzky, a su esposo el Sr. Edgar Ezequiel y a su primogénita Andrea Jacobed por darme la autorización de haber grabado en video las siguientes sesiones de musicoterapia durante el embarazo:



jueves, 22 de noviembre de 2007

DESCUBRIENDO LA MUSICOTERAPIA












Además de mis clases de preparatoria, estudié solfeo durante 2 años así como guitarra y piano. Si no hubiera sido médico, me dedicaría a pianista, dado que tenía aptitudes para este instrumento. Termino la carrera de médico cirujano y realizo la especialidad en Neumología, y en 1987 descubro el poder sanador de la música. Recuerdo que en aquellos años utilizaba música grabada en cassete o CD cuando daba la consulta a enfermos con padecimientos respiratorios. Atendía pacientes en los que notaba su aflicción por sus molestias respiratorias, e incluso me llegaban con crisis asmática, es decir, con datos de dificultad respiratoria y sibilancias; noté que al escuchar la música grabada durante la consulta, sus síntomas disminuían, tanto que se evitaba que los hospitalizará en el servicio de urgencias para su manejo adecuado. Escuchaba música como la del Dr. Steven Halpern, Anugama, Kamal, Karunesh, Deuter, Robert Haig Coxon Jr., Dan Gibson´s, Raphael, David y Steve Gordon, Vangelis, Jonn Serrie, Zazen, Jim Oliver, David Parsons, Kitaro, Jonathan Goldman, Iasos, Rusty Crutcher, Kay Gardner, Gabrielle Roth, Constance Demby, Robert Slap, Anthony Miles, Phil Thornton y Sheila Chandra entre otros. La música de todos estos artistas evocaba en los pacientes una relajación física y mental, ya que las dolencias mejoraban durante la consulta. También observé que la relajación psicofísica se obtenía al escuchar música amerindia, música clásica con sonidos de la naturaleza, los sonidos emanados del didjeridu y música que usaba teclados e instrumentos tibetanos.




Durante la década de los 80s y principios de los 90s seguí observando que mis pacientes se relajaban y mejoraban sus síntomas al escuchar música grabada de los artistas ya comentados durante la consulta. Descubro espontáneamente, y con asombro para mí, la facilidad con la que podía ejecutar entonación y armónicos vocales. Generalmente con la música hindú que utiliza el instrumento tanpura y al combinarla con armónicos vocales emanados de mi voz, observé un efecto sedante en los pacientes ya que me ponía en empatía o en armonía con música grabada de diversos autores que utilizaban tanto el tanpura como el harmonium, dirigiéndola hacia los enfermos y notaba que ellos lograban relajación física y en algunos hasta Estados No Ordinarios de Conciencia. Estos resultados los comprobé cuando utilizaba la música de Anugama (serie Spiritual Enviroment), Nigel Charles Halfhide, Sheila Chandra y Jonathan Goldman. Estos músicos utilizan su voz haciendo entonación y/o armónicos vocales junto con el harmonium o el tanpura, los cuales provocan en el organismo humano la respuesta de relajación(=bajan las frecuencias respiratoria y cardíaca, baja la presión arterial, baja el consumo de oxígeno, relajación muscular). Cuando hacía armónicos vocales o entonación con mi voz se incrementaban dichos sobretonos y observé que el paciente se armonizaba con la música combinada con mi voz, haciéndolo sentir más tranquilo, con una sensación de bienestar y salía de la consulta llenó de tranquilidad y gozo. En algunas ocasiones me comentaban lo que les hacía sentirse mal, pero al final el resultado era de una “sensación de liberación” (como solían decirme) que les provocaba un bienestar psicofísico y con optimismo hacia la vida.




Continúe ejecutando dichas prácticas en las consultas con mis enfermos donde conjuntaba la alopatía junto con el uso de música grabada y lo combinaba en ocasiones con mi voz al hacer armónicos vocales. Posteriormente experimenté usando instrumentos tibetanos y cuencos de cuarzo con el mismo efecto. Con esta técnica manejé pacientes con cáncer logrando mayor sobrevida y el enfermo usaba menos medicamentos, ya que dichos instrumentos provocan un efecto sedante lo cual me hizo conjeturar que lograba la liberación de endorfinas.

Seguí acumulando experiencia clínica y descubro que además de los armónicos vocales, el usar instrumentos que induzcan el efecto drone como el didjeridu o el tanpura, cuencos y campanas tibetanas, o simplemente un acorde en el teclado usando octavas o quintas de manera sostenida evocaban dicho efecto de relajación. Esto se lograba ya sea usando solo los armónicos vocales o combinándolo con dichos instrumentos musicales. A partir del año 2000 descubro que la percusión africana, árabe e hindú refuerzan más el efecto de relajación, por lo que empiezo a tomar clases de percusión en estas áreas, que continúo aprendiendo hasta la actualidad.






En estas dos últimas décadas fui acumulando experiencia enriquecedora durante mis conferencias ante auditorios de clínicas y hospitales, dirigidas tanto al personal médico como a los enfermos. Llegó el momento en que los propios enfermos o mis colegas médicos me llegaron a comentar que ya no querían que hablara tanto sobre los efectos de la música sobre el cuerpo físico y me pedían que mejor tocara. De esta manera surge el grupo musical Terapeutas del Sonido Sagrado, ya que en dichas conferencias sobre musicoterapia invité a mis amigos que me habían acompañado tocando en vivo cuando manejaba pacientes con diversas enfermedades.

También acumulé experiencia al tratar a la mujer embarazada junto con el padre y al bebé por nacer con música grabada y tocando en vivo. Los resultados fueron asombrosos: estos niños son más perceptibles, más inteligentes, mayor capacidad de aprendizaje y con mayor interrelación hacia sus padres.


De esta manera me inicié en la terapia musical y fui pasando de escuchar música grabada a ser creador de sonido sanador, que continúo hasta el momento actual. El conocimiento de uno mismo continúa siendo lo más importante en mi vida.